Día Nacional del Derecho a la Identidad

Desde el 16 de diciembre de 2004 se conmemora el 22 de octubre como el Día Nacional del Derecho a la Identidad. Sancionada por el Congreso Nacional en esa fecha, la Ley 26.001, expone la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo en su tarea  de recuperación de los niños secuestrados por la última dictadura militar.

Las Abuelas impulsaron la creación de un banco en el cual almacenar sus perfiles genéticos que garantice poder identificar a sus nietos. En 1987, el Congreso de la Nación creó por ley el Banco Nacional de Datos Genéticos con el fin de comprobar la filiación de las niñas y niños apropiados en la última dictadura.  

Durante todos estos años, las Abuelas lograron que 130 personas apropiadas recuperaran su identidad. En Octubre de 2018, el editorial “41 años de amor” de la Publicación de las abuelas de plaza de mayo por la identidad, la memoria y la justicia enunciaba  “Hace un par de meses apenas la aparición del último nieto, el N° 128, ha significado-como cada vez que se logra una restitución- una caricia en el alma, además de la confirmación, una vez más, de que el trabajo de Abuelas ya es parte de una sociedad que busca y que no cesará hasta encontrar a los nietos y nietas que faltan”. 

La conmemoración de esta fecha tiene como objetivo reconocer el derecho de la identidad y su preservación como derecho humano fundamental; identificar las diferentes formas de lucha de la sociedad para recuperar la identidad de aquellos a quienes les fue negada; promover actitudes de respeto hacia las organizaciones de la sociedad civil que defienden el derecho a la identidad; promover acciones de participación tendientes a desarrollar una actitud crítica sobre el derecho a la identidad en niños, jóvenes y adultos; valorar el derecho a la documentación como portadora de la identidad nacional.

La disposición por ley establece “la realización en esa fecha de una jornada educativa y de concientización en todos los niveles” y forma parte del Calendario Escolar.

Este día nos da lugar a la reflexión, reconocimiento del trabajo de nuestra sociedad para hacer valer nuestros derechos y no claudicar en la demanda al Estado de la defensa de los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *